3 de noviembre de 2014

“La inversión en ciencia y técnica es dinero bien invertido”.

Entrevista a Victor Cussac – investigador y autoridad del Conicet

Material elaborado por la Secretaría de Ciencia y Técnica de la Universidad Nacional del Comahue – Periodistas: Mónica Reynoso – Mario González
FICHA TECNICA DEL ENTREVISTADO: Víctor Cussac es Doctor en Biología y Licenciado en Ciencias Biológicas. Investigador Principal del Conicet en Biología y Zoología.
Tema de investigación: Segregación espacial y refugios litorales de peces nativos de agua dulce en Patagonia norte.
Docente de la Universidad Nacional del Comahue (CRUB)
Director del Centro Científico Tecnológico (CCT) Conicet Patagonia Norte (*)
 
 
¿Cómo definiría la actual relación Universidad- Conicet?
 
Muy positiva, viene creciendo desde el ‘88 que trabajo en la Universidad del Comahue, conozco la relación, se consolida. Estas instituciones de bipertenencia dan institucionalidad a esa relación. Los primeros institutos son del 2006, el CCT es del 2009, es joven la institucionalidad pero en la historia del Conicet es mucho más antigua; hay investigadores del Conicet desde los años ‘80.
Queremos que crezcan en áreas… en estas cosas siempre se genera una tensión entre lo que necesita para crecer la gente que ya está y lo que necesitan donde no tenemos gente; atender las necesidades de lo que está y las vacancias. Tenemos que atender a esa tensión. Hay que tener presente que lo que es fundamentalmente doctorado y posgrado es fundamental para el Conicet; sostener el sistema a través de los becarios y sostener la realización de las tesis doctorales. La Unco tiene un doctorado en Biología que desde los años ‘93 está organizado, funciona, tiene las máximas calificaciones nacionales de calidad, y debe de haber unos 200 doctores graduados a esta altura y con una matrícula muy importante. Toda esa función académica de la universidad se sostiene con las becas que paga el Conicet a esos tesistas, con los proyectos que sostiene el Conicet. Es una relación totalmente articulada, natural.
A propósito del derrame de petróleo en Parque Industrial, que aparece como una emergencia, ¿cómo se fija una política científica, cómo articula entre las demandas de la contingencia y las políticas a largo plazo?
 
Hay algo ordenador, los científicos producen información, conocimiento, forman recursos humanos, producen herramientas de cómo atacar problemas de la realidad, y lo ponen de alguna manera a disposición de las autoridades de aplicación en los distintos niveles que sea -un municipio, un parque nacional, un gobierno provincial-, que usan con su mejor criterio y a veces con muchas otras miradas, porque muchas veces el científico tiene una mirada muy focalizada porque trabajó muchas veces con esa situación, sobre un tema, pero eso no significa que tenga todos los elementos con los cuales toma decisiones la autoridad de aplicación. En esas cosas tenemos que darle a cada cual el lugar que tiene que tener. Lo puedo pensar como docente de la universidad también; el científico trata de proveer la mejor herramienta, la más criteriosa, la más calificada, pero tiene una parte de la realidad; las autoridades de aplicación tienen distintas miradas para tomar decisiones sobre una realidad como esto que usted relata, que puede ser muy aguda. Nuestro rol es contribuir.
 
¿Cuál es la relación del Conicet con la sociedad?
 
Nosotros tenemos un mandato clarísimo de tener una actitud de trasferencia, de devolución, digamos, no deben quedar dudas de qué positivo es para el país, la provincia y la nación la inversión en ciencia y técnica. Es una visión clarísima que tenemos, a la que adhiero totalmente: la sociedad tiene que tener bien claro que el dinero invertido en ciencia y técnica es dinero bien invertido. Nuestro mandato es muy claro para dar testimonio de eso.
 
¿Qué faltaría para reafirmar estas políticas?
 
En realidad no es cuestión de cosas puntuales. Estamos trabajando bien, necesitamos más tiempo, tenemos una buena aplicación de recursos para consolidar acciones. Por ejemplo, la relación con la UNCo está en un muy buen momento, tenemos un diálogo excelente y hay veces en que a uno no le alcanza el tiempo del día para atender esto, pero es un momento con muy buenas expectativas.
 
¿Qué novedades se han producido en el proyecto “Pampa azul”, que anunció la Presidenta de la Nación en abril pasado?
 
No voy a hablar mucho porque está en la mesa de análisis para trabajarlo. De lo que no tengo ninguna duda es que se lo está tratando con la mejor intención de llevarlo adelante y de potenciarlo. Para los que tenemos alguna visión cercana a las ciencias acuáticas, yo soy un ecólogo de peces, para todos nosotros es una grata expectativa. Eso está en la mesa de las autoridades para avanzar.
 
¿Usted diría que es un buen momento para la divulgación de la ciencia?
 
Claro que sí. No sólo tenemos que hacer las cosas que la sociedad necesita sino que es también importante que lo mostremos, que se vea. Es un desafío porque los científicos solemos tener poca formación sobre cómo comunicar fuera de nuestro ámbito específico de trabajo. Tenemos la cultura de relacionarnos con nuestros pares pero menos con la sociedad. El trabajo de los divulgadores es importante porque nos hacen poner un poco el pie en tierra y a charlar un poco de lo que estamos haciendo.
Siempre uno para avanzar en algo necesita reconocer sus carencias. Para dar un paso uno tiene que saber dónde tiene puestos los pies, entonces en ese sentido los científicos tenemos una formación muy enfocada a nuestra área profesional y no tenemos formación en otras áreas, son parte de nuestras carencias naturales. Lo que es bueno es que la interacción con quienes tienen otras habilidades, como la difusión y la comunicación, nos dan una mano al recordarnos que hace falta un rato puesto en la comunicación precisamente.
 
¿Qué lo apasiona de su elección vocacional? ¿Cómo se aplica su saber?
 
Me dedico a ecología de peces de agua dulce y en general como biólogo uno se la pasa preguntándose por la vida y dándose algunas respuestas a esas preguntas, así que es muy gratificante en términos personales y, por otro lado, cuando uno puede combinar esa gratificación con cuestiones de aplicación tecnológica, en mi caso, esta cuestión de la biología de peces capaz que pasa por la acuicultura o por la pesca. Esas serían las patas de aplicación de algo que en términos muy personales es una reflexión sobre la vida y la reproducción de los animales; a uno siempre le gusta ver el costado de aplicación, el para qué, cuando uno puede ver esas dos partes es muy gratificante. En mi caso, netamente cuestiones de acuicultura de agua dulce, lo usa gente de Parques Nacionales para, por ejemplo, hacer un reglamento de pesca. En eso puede terminar algo de lo que yo hago.
 
(*) El CCT Patagonia norte está integrado por las siguientes unidades ejecutoras:
 
•          INIBIOMA (Universidad Nacional del Comahue)
•          PROBIEN (Universidad Nacional del Comahue)
•          IIDYPCA (Universidad Nacional de Río Negro)
•          CIEMEP (Universidad Nacional de la Patagonia “San Juan Bosco”)
•          CITAAC (Universidad Nacional del Comahue)

Compartir ésta publicación

Share on email
Share on facebook
Share on twitter

Novedades relacionadas