4 de junio de 2013

Tutorías de pares, una alternativa válida en la permanencia de ingresantes. Entrevista a Ana Sola

Tal como se informó ayer en la edición de ayer, esta semana la Prof. Ana Sola Villazón (Universidad Nacional de San Luis)dictará el Taller de capacitación “Las Tutorías de Pares en la Universidad Pública” en el marco de la coordinación de programas de la Secretaría Académica de la Universidad Nacional del Comahue.

La actividad está destinada a Integrantes del sistema de Tutoría de Pares de la UNCo. El jueves 6 se realizará una reunión de trabajo con Sola, con 6 coordinadores de 6 unidades académicas, Secretaría de Bienestar y Secretarios Académicos.

El viernes 7 y sábado 8 se hará el encuentro con los tutores de pares de la Casa de Altos Estudios, esperando la presencia de 30 provenientes del centro Universitario Regional Zona Atlántica, Centro Regional Universitario Bariloche, Facultad de Economía y Administración, Facultad de Ciencias Agrarias y Facultad de Informática.

Prensa UNCo entrevistó a la Profesora Ana Sola. En la charla, se conversó sobre los requisitos para los tutores, las ventajas de la tarea, la importancia de ser estudiante avanzado y el papel de la institución educativa, entre otros temas.

 

¿Qué requisitos considera usted ineludibles para iniciar el trabajo como tutor?
La puesta en marcha de las prácticas tutoriales en la universidad requiere de una clara explicitación del sentido e intencionalidad política que las sostienen y es desde ese marco, que se podrán pensar con mayor precisión los requisitos que favorecen tal desempeño. En general, decimos que el oficio de tutor – en tanto está muy supeditado al posicionamiento que vaya tomando en la red de relaciones institucionales – es muy dinámico en sus interacciones, alcances y perspectivas. De allí la necesidad de pensarlo “una construcción permanente” que  se ve desafiado a implicarse en procesos de formación continua; que demanda disposición para  problematizar lo dado y compromiso para con el trabajo colaborativo que exige una práctica con perspectiva institucional. Conlleva un accionar basado en los conocimientos provenientes de la  reflexión, el diálogo y la investigación y también  se nutre de experiencias acumuladas sin por ello reducirse  a la aplicación automática de modelos, técnicas, prácticas.  
 

¿Cuáles son las principales ventajas de las tutorías de pares y hasta qué punto conviene o no que un estudiante avanzado ejerza ese rol?
Las tutorías de pares son una alternativa válida para contribuir a que los sujetos que ingresan a la universidad puedan ser y estar en ella. Suponen la creación de un espacio de convivencia donde los estudiantes más avanzados – por su cercanía generacional y asimetría académica –habilitan la posibilidad de diálogo con lo nuevo y lo diferente, facilitando algunas condiciones de ruptura necesarias para que los ingresantes vayan asumiendo posicionamientos más protagónicos en sus modos de vincularse con la nueva cultura institucional, con sus pares, con el conocimiento que circula, con la carrera que emprende, con las vivencias que lo atraviesan, con el aprendizaje, etc. Los tutores brindan herramientas para que los recién llegados construyan un lugar propio en la universidad y coadyuvan así a los procesos de integración social y académica necesarios para persistir, asumiéndose como sujetos de derecho. 
En cuanto a la conveniencia o no de que sea un estudiante avanzado quien ejerza la práctica tutorial podría decir en primer lugar que éste constituye un espacio de formación y aprendizaje siempre muy valorado por quienes se desempeñan como tales. Los tutores se reconocen desafiados por un contexto de desempeño real que los provoca a buscar estrategias para convocar, para motivar y sostener en la perseverancia,  para hacerse comprender en la explicación de un contenido, para contener frente al desánimo que provoca el fracaso así como también, para profundizar el conocimiento disciplinar y disfrutar de la posibilidad de compartirlo. Coherente con esto, vale destacar la responsabilidad y el compromiso con que los tutores en general, asumen esta tarea. Desde esta perspectiva resulta entonces un espacio de formación que la Universidad debiera promover.
En segundo lugar diré que la conveniencia o no de que sea un alumno avanzado el que acompaña estos procesos dependerá y mucho, de las  condiciones institucionales en las que se inserta y que regulan un programa de este tipo. Así por ejemplo, si las Tutorías de Pares son único dispositivo de acompañamiento o si son parte de un conjunto; si operan articuladamente (o no) con los docentes, el aula y otros servicios para los estudiantes;  si se contemplan o no espacios de re visión de las prácticas y capacitación permanente de los tutores; si hay coordinaciones docentes o no, son algunos criterios de análisis en los que debiéramos basarnos para evaluar dicha (in)conveniencia en cada caso particular.
 
¿Cuál es el papel de la Institución educativa durante el proceso y hasta qué punto puede participar de la relación del tutor con el estudiante?

El papel de la institución educativa es central en tanto es la responsable de definir políticas y de generar posibilidades ciertas de democratizar no solo el ingreso, sino también la permanencia en la universidad. Actualmente las instituciones son reconocidas, por numerosas investigaciones nacionales y extranjeras, como condicionantes básicas del desempeño estudiantil  más aún, de aquellos alumnos que provienen de sectores desfavorecidos socialmente. Es por eso que de ellas se espera que asuman la dosis de responsabilidad que les cabe en la producción de aprendizaje. Desde esta perspectiva, las tutorías  – articuladas especialmente con las prácticas de enseñanza  – serían  una alternativa que da cuentas del compromiso institucional en este sentido. Esta misma articulación es la que marca no solo la posibilidad sino también la necesidad, de la relación tutor- estudiante-institución. 
 
¿Qué metodología se utilizará en el taller?
Coherente con la intencionalidad de resignificar las prácticas tutoriales y apropiarse de conocimientos que ayuden al proceso de construcción del “oficio de tutor par”, desde la metodología de trabajo se intentará dialectizar  el análisis de la realidad  con  los aportes de la teoría para volver luego a leer la realidad y a construir desde allí, lo que la misma plantee como necesario. Este planteo inicial destaca el protagonismo de los asistentes quienes se verán convocados a participar no solo desde los procesos reflexivos sustanciados en las respuestas individuales a los cuestionarios previos sino también, desde la interacción promovida a través del trabajo grupal,  las exposiciones de la docente, la producción compartida y la posterior socialización y análisis de dichas construcciones.

 

 

Compartir ésta publicación

Share on email
Share on facebook
Share on twitter

Novedades relacionadas