9 de marzo de 2012

“La familia como el instrumento para el desarrollo de la propia personalidad”

Entrevista: Yanina Spangaro

Aída Kemelmajer de Carlucci integra, junto con los jueces de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Ricardo Lorenzetti y Elena Higton de Nolasco, la comisión que ha elaborado el Proyecto de Reforma del Código Civil de la Nación, cuyo envío al Congreso anunció la presidenta Cristina Fernández el jueves 1 de marzo.   

Jurista de reconocida trayectoria nacional e internacional, docente universitaria y autora de numerosas obras de doctrina jurídica, fue designada Profesora Honoraria por la Universidad Nacional del Comahue en el año 2009 y recientemente estuvo en General Roca dictando la conferencia inaugural de la Especialización en Derecho de Familia, Niñez y Adolescencia, en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales.

¿Cuál es la importancia de la formación de los abogados en el Derecho de Familia de hoy?
Se ha dicho bien que el Derecho de Familia es una de las ramas del Derecho que ha tenido mayores modificaciones en los últimos tiempos. La formación que se ha tenido en el grado no es suficiente para adaptarse a estos cambios tan revolucionarios. En este sentido es que el Posgrado es un instrumento muy importante para que la gente razone desde otra perspectiva del Derecho de Familia.

 


¿Esta nueva perspectiva de la que habla es la que la Comisión que usted integra junto a los jueces de la Corte Ricardo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco ha dado a la propuesta de reforma del Código Civil?
Sí, este proyecto, precisamente, tiene otra visión del Derecho de Familia. Un Derecho que centraliza más en la persona, que ve a la familia como el instrumento para el desarrollo de la propia personalidad, que ve a la familia como un instrumento que nos sirve para perfeccionar al ser humano y acercarlo más a un estado de felicidad y de completividad. No esta familia como grupo donde el interés del grupo incluso a veces agobia al individuo sino, al contrario, como el grupo donde el ser humano desarrolla su propia personalidad y su propia autonomía.

Usted decía que las normas, sobre todo las constitucionales, conllevan un modelo de sociedad determinado. En el caso del actual código civil obviamente ha quedado desactualizado. Como que la sociedad se ha adelantado a la norma y ha impuesto parámetros o cuestiones de hecho que se fueron supliendo con normas paralelas al código, pero que seguramente se incorporarán ahora. ¿Cuáles son estos temas?
Hace algunos años el presidente de la Corte Dr. Lorenzzeti escribió un artículo muy interesante donde decía que nosotros estábamos acostumbrados a un sistema jurídico en el que era el Derecho el que le impone a las otras áreas sus propios marcos. Le impone su criterio a la ciencia, a la sociología, es decir el Derecho como exportador de sus normas a otras áreas. En cambio, nosotros ahora estamos viviendo tiempos en los que parece que el Derecho tiene que importar lo que viene de otras áreas. Por ejemplo, el avance científico ha producido una cambio fundamental en todo lo que es la idea de la filiación. No podemos seguir con una filiación que estaba pensada desde el acto sexual cuando ahora la filiación puede llegar a nacer desde la probeta. Entonces, todos esos cambios que se van produciendo sea por el avance científico, sea por el desarrollo cultural, sea por el cambio de ideas, el Derecho tiene que recepcionarlos. El derecho siempre ha venido detrás de los avances científicos. Hubo épocas en las que este venir desde atrás fue terrible porque el Derecho quería imponer, oscureciendo lo que venía de la ciencias. El caso paradigmático es el de Galileo Galilei, cuando desde la norma, en ese momento religiosa pero que era la norma política, veda una verdad científica. Esto nos hemos dado cuenta la gente de Derecho que no puede ser así, que es ridículo ir contra eso. Hemos aprendido la lección y eso significa que no podemos desconocer los aspectos que vienen de otro lado.

Recogiendo esto que usted dice de las otras disciplinas, ¿cómo fue la labor de la reforma, se consultó con profesionales de otras áreas?
Mire, le voy a dar un ejemplo, tradicional si usted quiere. Todo lo que es la contabilidad, los libros de comercio, esos artículos no lo podemos hacer los abogados, tenemos que llamar a la gente que está en ese problema. Desde los contadores de la Corte para abajo, la gente nos estuvo instruyendo sobre cómo deben estar redactados los artículos, qué puede ser informatizado, que no puede estarlo en materia de libros de comercio… En materia de reproducción humana asistida, desde lo que fue el preproyecto originario a lo que hoy hemos presentamos ha cambiado muchísimo porque hemos conversado mucho con los médicos que trabajan en el tema, tanto los del ámbito privado como público para ver cuáles son los problemas que tienen.

 

¿Usted ha percibido consenso entre de la magistratura y los colegios profesionales respecto a la necesidad de reforma y a la perspectiva elegida?
No sabemos qué va a suceder. Nosotros hemos trabajado durante un año con una gran apertura. La diferencia que ha tenido esta comisión respecto de las comisiones anteriores, alguna de las cuales yo misma he conformado, es que nosotros tres hemos trabajado sobre textos que nos prepararon aproximadamente 100 personas en diferentes áreas, entonces, no es que nosotros venimos a imponer sino que el proyecto viene desde abajo, con distintos grupos que han venido trabajando con nosotros.

¿Usted cree que en el parlamento habrá muchas trabas, resistencia?
Normalmente la persona que se dedica al Derecho es, casi yo diría, espontáneamente conservadora. Uno tiende a la conservación de lo que está. Y este espíritu conservador es manifiesto en el derecho. Espíritu conservador que en si mismo no es malo porque el Derecho también necesita de seguridad jurídica, con cambios permanentes no se puede vivir. Pero lo que tenemos que advertir es que vivimos en un mundo muy cambiante y que ese mundo tan cambiante exige de cambios profundos en el Derecho.

¿Las normas procesales deberán aggiornarse al nuevo Código?
Los códigos procesales vienen teniendo unas reformas muy interesantes, incluso una cierta apertura a medidas que agilizan los procesos y los hacen más eficaces aún sin reforma procesal. Este movimiento en el Derecho Procesal se viene produciendo desde hace algunos años. Y en el derecho sustancial necesitamos también estas cosas. Por ejemplo, nuestro proyecto regula las acciones colectivas: en materia de ambiente, para los consumidores, por ejemplo. Imagínese cuando usted tiene 100, 200 consumidores que sufren el mismo daño. Un ejemplo, un banco que hace un descuento que no corresponde en las cuentas corriente, suponga que le empiezan a cobra un seguro que usted no contrató y se lo cargan y usted ni se da cuenta porque son 5 pesos… Eso la ley de protección de los consumidores dice que es una práctica prohibida. Pero ningún consumidor va a iniciar un juicio él. Entonces se regulan estas acciones colectivas que pueden ser producidas por las asociaciones. Bueno, esto ya está en la jurisprudencia pero ahora lo hemos traído al código.

Le facilitará el trabajo a los abogados, entonces.
Esperemos que sí, o sea que esto impacte también el proceso y como el movimiento doctrinal y jurisprudencial procesal ha influido sobre nosotros al hacer el código civil nosotros queremos que también impacte decididamente sobre el proceso.

Compartir ésta publicación

Share on email
Share on facebook
Share on twitter

Novedades relacionadas