26 de noviembre de 2011

A 100 años del 1º Voto Femenino. Entrevista a la autora de la biografía sobre Julieta Lanteri

Julieta Lanteri diciendo el discurso de apertura del Congreso Femenino Internacional de 1910

El 26 de noviembre de 1911 la Dra. Julieta Lanteri votó en elecciones legislativas de la ciudad de Buenos Aires, en la parroquia San Juan Evangelista de La Boca y se convirtió en la primera mujer que emitió un voto en nuestro país.

Entonces la Municipalidad capitalina había convocado a los ciudadanos para que actualizaran sus datos en los padrones electorales: debían hacerlo personas mayores de edad que tuvieran un comercio o industria, o ejercieran una profesión liberal y residieran en la ciudad. Nada se decía sobre el sexo.

Así lo advirtió la feminista quien votó y fue felicitada por el Dr. Adolfo Saldías, que firmó la documentación pertinente. Después el Municipio promulgó una ordenanza prohibiendo votar a las mujeres, pero la intrépida luchadora ya lo había hecho.

La investigadora Ana María de Mena, docente de la Facultad de Turismo y el Asentamiento Universitario San Martín de lo Andes de la Universidad Nacional del Comahue, publicó “Paloma blanca”, una biografía sobre Julieta Lantari.

La primera edición del libro obtuvo Faja de Honor de la Sociedad de Escritores de la Provincia de Buenos Aires y la última edición obtuvo Premio de la Cámara Argentina de Publicaciones en el Certamen "Los libros mejor impresos y editados en Argentina en 2009".

Luego de su presentación, realizada el pasado 11 de noviembre en el Auditorium de la FATU, Prensa UNCo entrevistó a la autora y conversó sobre el lugar que tiene en la historia Lanteri, los motivos que la llevaron a realizar el libro y los descubrimientos que hizo de la luchadora feminista, entre otras cuestiones.

 

El libro concluye con un pedido "Darla a conocer para evitar el olvido". ¿Por qué cree usted que se ha olvidado en gran parte la figura de Julieta Lanteri, a pesar de que su voto lo pudo ejercer en un ambiente mucho más hostil para la mujer que cuando finalmente se institucionalizó?

Cuando se habla de feminismo se suele asociar el tema a la Dra. Alicia Moreau, que vivió más de cien años, está filmada, grabada y fotografiada… la Dra. Lanteri en cambio, falleció en 1932 en circunstancias muy sospechosas como para pensar que intentaron eliminarla…Y cuando se alude al voto femenino, la historia oficial subraya la figura de María Eva Duarte, que tuvo muchos méritos, pero no el de los derechos cívicos femeninos por los que lucharon varias mujeres desde principios del siglo XIX. Así la figura de Julieta Lanteri quedó soslayada en los pliegues de la historia. Sin embargo, en la última década la rescatan varios libros, documentales, obras de teatro y la imposición de su nombre a muchos espacios públicos de todo el país.

Además de su solicitud final, ¿qué otros motivos la llevaron a emprender la biografía?

Sus características personales: fue feminista y femenina; luchó por los derechos de las mujeres sin oponerse a los hombres, a quienes llamaba "compañeros de ruta". También trabajó por lograr conquistas laborales, el acceso a la educación de los niños, la reglamentación del trabajo de menores, la abolición de la trata de blancas… toda una trayectoria signada por la audacia y la inteligencia, sin agresiones.

Es notable la influencia de Alfonsina Storni, como así también de otras mujeres, en la lucha de Julieta Lanteri y en los inicios de sus reclamos desde el feminismo. ¿Cree usted que esto fue una casualidad o fue, justamente, este posicionamiento que venía tomando desde sus estudios y se formalizó al iniciarse la amistad entre ambas? ¿Por qué?

Julieta Lanteri era una mujer con dos títulos universitarios a principios del siglo pasado, que ideó estrategias muy originales para hacerse escuchar y mantuvo correspondencia con eminentes personalidades del exterior, así como de contemporáneos suyos; tal el caso del dr. Alfredo Palacios, la dra. Cecilia Grierson, Raquel Camaña, Elvira Rawson que fueron amistades suyas. Creo que se potenciaban mutuamente y también creo que ella influyó en sus contemporáneas.

¿Qué imágenes le dispara la firma "Julieta Lanteri Renshaw saluda a usted fraternalmente y le pide su voto"?

Esa apelación directa me remite a una mujer sencilla, que desde el arranque se planta como una persona educada: primero "saluda fraternalmente", después pide que la voten. Y esas tarjetas que ella hacía llegar a los periodistas y a los ciudadanos la ubican como una mujer con clara conciencia de su rol y el de los medios de difusión. Era mediática cuando no había red globalizada como hoy; hasta en eso fue precursora.

Durante su investigación, ¿qué aspectos sobre Lanteri descubrió y qué le llamaron la atención?

Me llamó mucho la atención que siendo tan luchadora y una acabada feminista, siguiera siendo femenina y coqueta. En todas las fotos se la ve con ropa que tiene alforzas, puntillas, tablitas y detalles muy delicados… Y con mucho agrado supe -entrevistando a personas que la conocieron- que  tenía modales suaves,  un asunto interesante, ya que uno de los argumentos con el que suelen descalificar a las feministas es su masculinización.

A lo largo de las páginas, usted relata varios hechos que marcaron la vida de esta luchadora, como fue el maltrato de la prensa, las continuas burlas, los alejamientos de sus propios colegas y sus propias crisis internas. Después de haber emitido su voto, ¿cuál considera que fue el suceso que le impuso un antes y un después?

Creo que su voto de 1911 la animó a organizar congresos en favor de la mujer y el niño como los que se realizaron bajo su impulso en 1913 y 1916. Después se animó a fundar el Partido Feminista Nacional con el que logró 1630 votos de los varones, que eran los únicos que podían emitir sufragio. Creo que cada acto la impulsaba al siguiente y así fue hasta 1932 en que murió, cuando estaba realizando un curso para ser piloto de avión, para demostrar a sus congéneres que el sexo no impedía la realización de ninguna actividad.

¿La familia de Julieta fue reacia al comenzar la biografía o contó plenamente con su apoyo?

Los descendientes de familiares de Julieta me aportaron información valiosa y siempre participaron en las presentaciones de mi libro. Compartieron homenajes y sigo vinculada a ellos con mucho agradecimiento por los datos y el apoyo que me brindaron para poder escribir su biografía.

¿Cómo se imagina a la protagonista de su libro en la actualidad?
Creo que si Julieta Lanteri hubiera vivido en los ’70 hoy sería una desaparecida; si hubiera vivido en los ’80, probablemente hubiera estado celebrando la democracia; en los ’90 habría sido una combativa de la "pizza con champagne". En cualquier ocasión la imagino en acción, luchando, nunca de brazos cruzados
 

(Foto 01)Retrato de estudio

(Foto 02) En su consultorio médico

 

Compartir ésta publicación

Share on email
Share on facebook
Share on twitter

Novedades relacionadas