15 de noviembre de 2011

Entrevista a Roberto Tarifeño y Ana María Montegrosso, presentes en los juicios en Bahía Blanca

(Fuente: Boletin CURZA) Un docente y tres estudiantes del Centro Universitario Regional Zona Atlántica de la Universidad Nacional del Comahue participaron recientemente en los juicios del V Cuerpo del Ejército en Bahía Blanca, gracias al aporte económico del gremio ADUNC.

En esta entrevista, el profesor Roberto Tarifeño y Ana María Montegrosso, estudiante de la Lic en Ciencias Políticas, comparten los aspectos más relevantes de esa experiencia.

Prensa Curza ¿Qué impresiones les dejó haber participado en los juicios?

Roberto Tarifeño: Fue muy rico haber ido y presenciado una instancia del juicio, a pesar de haber estado solo un día, porque estas causas siempre se ven desde afuera y parece que estuvieran enmarcadas en una discusión que tiene que ver con una parcela ideológica. Las impresiones son que hay heridas, espacios sin sutura de la sociedad; nosotros pudimos ver las heridas que quedaron en las personas que fueron víctimas, incluso sin haber participado en ninguno de los movimientos políticos que son conocidos por todos. Estos juicios no están cerrados; nosotros vimos a 19 de los imputados, pero la cantidad se puede ampliar, porque no está cerrado el proceso. A partir de los testimonios se pueden generar nuevas puertas investigativas, está la posibilidad de buscar a otros responsables.

 

 

Ana María Montegrosso: Fueron muy importantes los testimonios que escuchamos. Me dí cuenta que las personas que declaraban se sentían tranquilos atestiguando, sentían que su testimonio tiene valor y que el proceso no se dará vuelta atrás. Por otra parte, hay muchas personas que recién hablan ahora. Fue mucho tiempo de silencio, tener guardado ese dolor, no hablarlo por miedo seguramente. Pero esa situación ahora cambió.

Roberto Tarifeño: otro aspecto importante es el papel de la universidad y la posibilidad de que los juicios se hayan hecho en el Aula Magna de la Universidad del Sur; esa aula es una especie de anfiteatro con dos niveles, arriba estaba la prensa, abajo –adelante- estaba ocupado por los imputados, en el medio había una franja de policías y penitenciarios bonaerenses y del cordón para atrás estábamos nosotros. Afuera había un dispositivo de seguridad: a los que entrábamos nos tomaban los datos y después pasábamos por un detector de metales

Prensa Curza: ¿Cómo fue el contacto con los familiares, como era el ambiente?

Ana María Montegrosso: Había mucha tranquilidad, yo hablé con gente de la universidad del Comahue de Neuquén, y era un ambiente muy tranquilo, a los imputados también los vi muy tranquilos. Habían personas de más de 80 años que atestiguaban y al finalizar se aplaudía su testimonio.

Prensa Curza: ¿Y Había organizaciones políticas o solo particulares?

Ana María Montegrosso: A la mañana había chicos de escuelas secundarias y a la tarde estuvieron presentes familiares de los imputados y de los desaparecidos.

Roberto Tarifeño: Afuera no había manifestaciones, solo banderas de organizaciones de derechos humanos, pero no habían manifestaciones, todo era muy calmo. 

Compartir ésta publicación

Share on email
Share on facebook
Share on twitter

Novedades relacionadas