1 de julio de 2011

Desde la Amazonia a estudiar a la Fadecs

(Fuente: Notifadecs) Charles Aragao cruzó todo el subcontinente sudamericano para buscar un lugar propio y una educación que le permita superarse. Tras recalar en distintas Universidades decidió estudiar Comunicación Social en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de General Roca.

Cuando llegó a la Argentina le llamó la atención especialmente la cultura pero por sobre todo la despreocupación por las apariencias de sus compañeros estudiantes quienes “no son tan consumistas como en otro país” sentencia Charles.

Periodista: ¿Como es el lugar de donde venís? 

Charles Aragao: Yo vengo de Belén, una ciudad que esta a 30 minutos de la Guayana Francesa, es un lugar muy cálido, muy al norte, creo que es una de las ciudades más al norte de Brasil. La línea de Ecuador pasa por esa ciudad, entonces el calor es hermoso. La vegetación es amazónica y el río Amazonas pasa por ahí, del otro lado esta el mar.

P.: ¿y cómo fue que te viniste de ese contexto selvático a la estepa patagónica?

C. A.: Yo curse Ingeniería en Selvas tropicales y por motivos ideológicos y religiosos no pude continuar cursando, no pude presentar la última materia y la tesis entonces pensé en estudiar en una Universidad Adventista que me ofreciera Medicina, pero en Brasil no hay, entonces vine a Entre Ríos donde esta la Universidad Adventista Del Plata. Vine a cursar y aprobé el examen de ingreso, curse un año ahí pero la crisis fue aumentando y no había presupuesto entonces me transfirieron a Rosario que a era más barata entonces ahí curse dos años de Medicina.

Mi novia estudiaba en la Universidad Adventista y se estaba recibiendo en el Profesorado en Ingles, entonces pensamos ¿Que vamos a hacer, tenemos tres años de noviazgo?, como ella es de Cinco Saltos analizamos la cuestión de venir y cursar aquí Medicina (en la UNCO). Traje los documentos pero no nos dimos cuenta que era pública la Universidad, entonces cuando transfería de una privada a una publica hay toda una cuestión de documentación, de equivalencias y las equivalencias no me convenían, entonces tuve que congelar la carrera, tengo dos años de validez de las materias y en esos dos años espero adelantar algo de la Carrera de Comunicación Social y después seguir Medicina.

P.: ¿Porque Comunicación Social?

C.A.: Yo aprobé un examen en Brasil, el segundo, el examen para poder entrar en la Universidad, que es muy complicado, muy difícil, pero aprobé un examen en Comunicación Social con orientación en publicidad y propaganda, antes de decidir por Ingeniería. Entonces me gusto eso de Comunicación, curse un mes, pero seguí Ingeniería y después Medicina. Y como estaba en el Valle, sin planes de volver a Rosario tenía que hacer algo, pensé que podía estudiar Comunicación Social. Estoy en primer año de Comunicación y voy adelantando materias del segundo año, para ver si la puedo terminarla cuanto antes.

P.: ¿Cual es la comparación que haces entre la educación universitaria argentina y la de Brasil?

C.A.: Yo siempre digo que en la Educación en la Argentina se respeta la Democracia, en Brasil también pero hay un examen, el de ingreso, en la pública y la privada. La dificultad en la pública es el examen por la cantidad de gente que hay en una carrera, se inscriben cinco mil y sólo aprueban 100. En este examen tenés que estar muy bien preparado para ingresar a la carrera, en la privada mantener el pago es complicado. Entonces, en la Argentina, con la Universidad Pública, estoy feliz donde yo puedo elegir, puedo elegir estudiar Medicina y estudiar en Cipolleti, no hay una examen que me va a sacar. Aquí en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales tampoco hay un examen de ingreso que te impida cursar el primer año.

P.: ¿Como fue el cambiar de vivir en la selva amazónica a venir a la Patagonia, a

una sociedad distinta?

C.A. : Hoy yo vivo un momento de enamoramiento por la Patria Argentina. Cuando llegué a Entre Ríos, salí de un mundo cerrado, que era el norte de Brasil, creía que Brasil era el país más grande del mundo, como toda persona que no salió de su lugar. Cuando salís me di cuenta que el mundo no era lo que yo pintaba. Para mi fue un poco raro el mate, la comida. La comida me chocó muchísimo, en Brasil es común comer el arroz con porotos, con una carne salada, desde el rico al pobre como eso. Entonces yo llegue y veía ravioles, la milanesa y puré, no estaba acostumbrado a eso, entonces decía ¡en que momento van a comer arroz y porotos, en qué momento! Como que m e impacientó eso, la comida, después lo que me impacientó es el idioma ¿Por qué dicen así, por que hablan así? El yeísmo, ¿pero por que tanto?, no entendía que cada país tiene eso que es hermoso. El argentino tiene su forma de hablar, el chileno, el boliviano, yo decía ¿porque no comen así, porque no hablan así?, estaba acostumbrado a mi mundo pequeño. Y hoy me siento feliz compartiendo esto que tengo, lo que traigo de mi cultura y aprendiendo de la cultura argentina.

Cada día que paso voy aprendiendo nuevas cosas, nuevas cosas que me enseñan que la vida es bella cuando aprende cosas nuevas. Yo tuve momentos de crisis donde mi novia decía “pero Charles, tranquilo, así vivimos nosotros”.

Pero algo interesante, visité Chile, visite Uruguay y Perú. Brasil y Chile tiene en común el consumismo, consumen muchísimo y eligen estereotipos de consumismo donde compran, compran y compran. Tenés que tener una buena zapatilla para poder tener un valor en tu grupo, ya aquí (en la Argentina) no, aquí las personas viven más tranquilamente, las personas van y vienen sin que alguien les diga pero “hay que groncho que sos, vestido así”. Son más despreocupados y eso me encanta por puedes ir y venir sin dar explicaciones porqué están así o por qué queres estar así.

P.: Una vez que logres recibirte, ¿qué tenés pensado hacer?

C.A .: Mi mamá del otro lado me da presión para volver “hijo volvete por que te extraño” pero no sé si estoy preparado para volver a Brasil ahora. Me siento tranquilo, me siento bien, me siento libre se puede decir de esta presión que te decía. Pretendo volver en algún momento para satisfacer a mi mamá y también, no sé, no extraño a lo que Brasil tiene, extraño a mis amigos, a los afectos. Cuando vuelva, cuando termine la carrera de Comunicación o Medicina creo que no estaré por mucho tiempo allá por que me gusta acá.

Compartir ésta publicación

Share on email
Share on facebook
Share on twitter

Novedades relacionadas