Comunicado de la UNCo sobre el “Conflicto en FADECS – FALE”. – 10 de octubre de 2017

Comunicado de la UNCo sobre el “Conflicto en FADECS – FALE”. – 10 de octubre de 2017

Ante la toma total del predio de la Universidad Nacional del Comahue en el campus...

Ingreso para el Ciclo Académico #UNCo 2018 #Universidad #UniversidadNacionaldelComahue.

Ingreso para el Ciclo Académico #UNCo 2018 #Universidad #UniversidadNacionaldelComahue.

Ya se puede realizar la “Preinscripción on-line" - La Universidad...

Asueto en la UNCo para mañana miércoles 4 de octubre en la zona Confluencia.  #UniversidadNacionaldelComahue.

Asueto en la UNCo para mañana miércoles 4 de octubre en la zona Confluencia. #UniversidadNacionaldelComahue.

La Universidad Nacional del Comahue (UNCo) dispuso el asueto académico –...

Preparativos del Ensayo Abierto “Ciudad de las Redes”.

Preparativos del Ensayo Abierto “Ciudad de las Redes”.

El Vicegobernador de la Provincia del Neuquén Contador Rolando Figueroa, junto...

La UNCo informa el cierre del Taller Literario a cargo de Finzi y acto “Recordatorio de Sergio Avalos”.

La UNCo informa el cierre del Taller Literario a cargo de Finzi y acto “Recordatorio de Sergio Avalos”.

Desde la Secretaría de Extensión de la Facultad de Humanidades de la...

La #UNCo se destacó en la Expo Vocacional 2017 en el Espacio Duam. #Universidad

La #UNCo se destacó en la Expo Vocacional 2017 en el Espacio Duam. #Universidad

La UNCo fue distinguida en la Expo Vocacional desarrollada en el Espacio Duam por haber...

  • Comunicado de la UNCo sobre el “Conflicto en FADECS – FALE”. – 10 de octubre de 2017

    Comunicado de la UNCo sobre el “Conflicto en FADECS – FALE”. – 10 de octubre de 2017

    Martes, 10 Octubre 2017 19:40
  • Ingreso para el Ciclo Académico #UNCo 2018 #Universidad #UniversidadNacionaldelComahue.

    Ingreso para el Ciclo Académico #UNCo 2018 #Universidad #UniversidadNacionaldelComahue.

    Lunes, 09 Octubre 2017 19:17
  • Asueto en la UNCo para mañana miércoles 4 de octubre en la zona Confluencia.  #UniversidadNacionaldelComahue.

    Asueto en la UNCo para mañana miércoles 4 de octubre en la zona Confluencia....

    Martes, 03 Octubre 2017 20:27
  • Se realizó en la UNCo una nueva reunión paritaria programada entre las autoridades de la casa de altos estudios y los representantes gremiales de la Asociación No Docentes APUNC.

    Se realizó en la UNCo una nueva reunión paritaria programada entre las autoridades de la casa de...

    Sábado, 30 Septiembre 2017 16:39
  • La Legislatura de Neuquén expresó ayer en la sesión su preocupación por la situación presupuestaria de la Universidad Nacional del Comahue @LegislaturaNqn #Sesión

    La Legislatura de Neuquén expresó ayer en la sesión su preocupación por la situación...

    Jueves, 28 Septiembre 2017 23:45
  • Presentación del libro “Las Aves de mi ciudad” Autor Facundo Rosati, docente-investigador-extensionista del CETRIP. Facultad de Turismo. #UNCo

    Presentación del libro “Las Aves de mi ciudad” Autor Facundo Rosati,...

    Lunes, 25 Septiembre 2017 12:12
  • Preparativos del Ensayo Abierto “Ciudad de las Redes”.

    Preparativos del Ensayo Abierto “Ciudad de las Redes”.

    Jueves, 21 Septiembre 2017 19:30
  • La UNCo recibió del Senado Nacional el premio Balseiro en la Categoría Instituciones de Investigación, Desarrollo e Innovación.

    La UNCo recibió del Senado Nacional el premio Balseiro en la Categoría Instituciones de...

    Viernes, 15 Septiembre 2017 15:44
  • La UNCo informa el cierre del Taller Literario a cargo de Finzi y acto “Recordatorio de Sergio Avalos”.

    La UNCo informa el cierre del Taller Literario a cargo de Finzi y acto “Recordatorio de Sergio...

    Viernes, 15 Septiembre 2017 12:23
  • La #UNCo se destacó en la Expo Vocacional 2017 en el Espacio Duam. #Universidad

    La #UNCo se destacó en la Expo Vocacional 2017 en el Espacio Duam. #Universidad

    Sábado, 09 Septiembre 2017 21:17

#UNCo - “Para que la historia no se repita hay que recordarla” - (Eduardo Galeano). 9 de junio “Operativo Cutral-Có”.

En varias oportunidades a la historia oficial de nuestro país se ha pretendido adormecer, pero diferentes grupos de poder no lo han logrado; No ha podido impedir que la otra historia fuese conocida, denunciada y gritada. Es la historia escrita por las víctimas, por los sobrevivientes, por sus familiares, por el pueblo. Es la historia que todavía continúa y que no va a cesar hasta que haya Memoria, Verdad y Justicia.
En un día como hoy la UNCo recuerda a las compañeras estudiantes: Cecilia Vecci (Cinco Saltos) Mirta Tronelli (Barda del Medio) Arlene Seguel (Cutral Có), Alicia Pifarré (Neuquén) y la docente Susana Mujica que fueron secuestradas por la dictadura militar en el mes de junio de 1976 en lo que se denominó “Operativo Cutral-Có”. Ellas forman parte de las miles y miles de compañeras y compañeros que están desaparecidos.
El Punto Final, la Obediencia Debida, los Indultos y todas las artimañas del poder para lograr la impunidad son flagrantes violaciones a las normas constitucionales y legales, atacan abiertamente el principio de igualdad ante la ley y vacían de contenido a una democracia que ignora, manipula o flexibiliza los límites del orden jurídico al que tiene que someterse el Estado. La lucha por una verdadera justicia es nuestro deber y nuestro derecho.
Que mejor Memoria que es recordar la historia de estas seis mujeres desaparecidas durante la dictadura militar:
Cecilia Vecchi
Eran las 3 de la tarde. Frenaron tres autos en el medio de la arteria, bajaron al trote los hombres armados, golpeando con violencia la puerta, mientras otros vehículos militares rodeaban la zona. Habían sido entrenados para enfrentar la peligrosa subversión armada y para obedecer, obedecer y obedecer...
Al abrirse una puerta apareció una abuela con un bebé en brazos y una pequeñita de la mano: quedaron atónitos ante el espectáculo.
Preguntaron por la dueña de casa, Susana Mujica; había ido a la clínica para su control ya que hacía 14 días que había nacido su hijo por cesárea.
Encontraron a una alumna suya: Cecilia Vechi, que la esperaba para recibir clases de apoyo. Los uniformados la interrogaron y la llevaron en uno de los autos estacionados afuera.
Nunca más volvió.
Cecilia Vecchi cursaba el tercer año de Servicio Social en la Universidad Nacional del Comahue; le gustaba la carrera y disfrutaba de las reuniones con los amigos.
Cuando le vendaron los ojos y la tiraron con violencia al piso del auto, quizás pensó que no llegaría a tiempo a la función de títeres que habían preparado para esa noche en la Escuela Diferencial de Cinco Saltos, donde trabajaba. Los chicos la extrañarían, porque habían tejido una relación de mucho cariño, pero seguro que sus compañeras docentes la suplirían sin dificultades y todo saldría bien.
Sin duda sentiría miedo, pero era valiente, pese a sus pocos 21 años. Cuando terminó su secundario en el Colegio J. Kennedy se dio cuenta de que la carrera comercial no le agradaba y no vaciló en anotarse en Neuquén en Servicio Social, pese a tener que viajar todos los días, a veces en colectivo y otras en un auto (Fiat 600) que su padre les compró, a su hermana y a ella para desplazarse mejor. Eran más de 100 kilómetros diarios en rutas y caminos en no muy buen estado y las más de las veces regresando a altas horas de la noche.
Y a la mañana siguiente ¡a trabajar! Primero en una guardería y luego en la escuela especial, siempre con los chicos.
Tenía ese "don especial" que ellos sabían reconocer, se le colgaban del guardapolvo cuentan sus hermanas, y muchas veces traía chicos a su casa luego de la jornada escolar.
La dulzura se le notaba en sus ojos verdes. Amaba esos chicos y amaba la vida.
Por eso deseaba un mundo mejor para ellos y para todos. Le dolían las injusticias y las desigualdades sociales.
Quizás por eso se enojó tanto aquella vez que le dijeron: " no entiendo porque los chicos pobres van al cine, sino tienen para comer...", y asumió sin vacilar su defensa: vos opinas porque tenés la suerte de un padre que te paga todo..., de última ¡Ellos tienen derecho a la opción de gastar su plata como quieran: no comer e ir al cine!
Así era Cecilia Vecchi: cabello largo rubio y lacio; cara algo ancha, nariz de "morrón" como su mamá, según dicen sus familiares.
Había hecho nuevos amigos en Neuquén: con muchos estudiantes compartían horas de estudio, charlas y debates sobre la realidad política y la necesidad de resistir esta atroz dictadura. No ignoraban lo que estaba pasando en toda la Argentina, aunque quizás no dimensionaron el grado de perversión y crueldad de las FFAA en el poder.
Cuando aquel 9 de junio no volvió a su hogar, su familia salió a buscarla. Al enterarse que había sido detenida, recorrieron comisarías, centros militares. En todos lados la misma respuesta: no sabían nada de ella.
Don Adolfo Vecchi había construido una buena familia en el pequeño pueblo de Cinco Saltos. Eran muy conocidos, trabajadores, por eso enseguida pensó: " somos una familia honesta, de trabajo, ¿por qué habrían de hacernos daño? Soñó desde un comienzo que le avisarían enseguida, que debía haber un error.
Durante años esperaron su regreso. Con más fuerza y esperanza en el 82': la imaginaban entrando por la misma puerta de la cocina, como lo hacía antes ¡hola, ya estoy de vuelta!
Don Adolfo no se cansó de buscarla por toda la tierra, pero la muerte lo sorprendió.
Quizás, si los cielos existe, continúe por allí la búsqueda del abrazo perdido.
Mientras, su familia no tiene repuestas, no tiene consuelo.
 
Susana Mujica
Pero el 9 de junio no acabó allí: Los uniformados que rodeaban casi toda la manzana, pertrechados con armas de diferente calibre, apostados en la vereda, cerca de la entrada y adentro de la vivienda, agazapados esperaban otra persona, en la calle Irigoyen.
Llegó Susana Mujica a su casa y no alcanzó a abrazar a su bebé de pocos días. Ni a su hija de 2 años que lloraba prendida a sus piernas.
Le pidieron que se identifique y se la llevaron. Su madre corrió a ponerle un tapadito sobre los hombros porque ya empezaba a refrescar, no pudo despedirse; se la arrancaron y llevaron a empujones.
Fue la última vez que la vio. Eran las 8 de la noche.
Ya había oscurecido sobre la ciudad, pero hacían varias horas que fuerzas militares se habían instalado con poderoso armamento por el lugar.
Los movimientos estaban a la vista, pero el terror se diseminó de tal manera que logró el efecto buscado: el silencio y la inmovilidad. Igual que en toda la sociedad argentina: una rara mezcla de alternancia entre la sumisión y la resistencia.
 
Susana Mujica era profesora en la Universidad Nacional del Comahue, en Antropología Social y Cultural, hasta que asumió el rectorado un siniestro personaje: Remus Tetu. Muchos profesores fueron perseguidos y cesanteados.
El poder militar estaba dispuesto a todo: controlar las formas de pensar, de actuar y de organizarse. Estaban convencidos que hacía falta orden y disciplina.
Ya habían creado la monstruosa "Escuelita" en los fondos del Batallón 161, pegado al Barrio La Sirena.
Cuando asumió José Luis Sexton como titular de la VI Brigada de Infantería de Montaña y el General de Brigada José Andrés Martínez Waldner el cargo de Gobernador de la Provincia, ya estaban acondicionadas las instalaciones para el funcionamiento en Neuquén de un lugar de detención propio y clandestino, como existía en otros lugares del país.
Esta iniciativa parecía jerarquizar a la Subzona 52, ya que destacaba la labor de inteligencia de su jefe el Mayor Oscar Reinhold, quien deseaba apresurar una brillante carrera dentro de las FF.AA.
Para los responsables del golpe de 1976 la existencia de lugares de detención clandestinos, de tortura y de exterminio, fueron la modalidad fundamental. Las cárceles dejaron de ocupar el eje central. En los campos de concentración ellos eran los dueños de la vida y de la muerte, no hacía falta tanta burocracia, ni rendir cuentas de sus Actos. Eran Dios.
Funcionaron en el país alrededor de 365 lugares del horror, y no justamente en sitios despoblados.
Susana Mujica debía conservar intacta en su interior esa fuerza heredada de su padre, un luchador que integró el grupo de los convencionales fundadores de nuestra Constitución Provincial.
Desde las tierras del petróleo
Susana había nacido en Cutral Co. Allá por el 40' el tren había dejado a sus padres en el final de su recorrido: Plaza Huincul; luego en algún auto hasta lo que sería su hogar.
Un pueblo pequeño, quizás 4 manzanas, algunos negocios de ramos generales. Allí terminó Susana su escuela primaria y sin duda incorporó el coraje de los hombres y mujeres capaces de desafiar todos los peligros cuando tienen claros sus proyectos.
Quizás echó raíces en estas tierras con fuerte olor a petróleo, y por eso, aunque varias veces se fue de la provincia, siempre volvió a ella como si tuviera la necesidad de nutrirse de esa savia para vivir.
No tuvo dudas al elegir la carrera universitaria: licenciatura en Ciencias Políticas.
Eran los comienzos de la década del 70'.
Proliferaban los grupos de debate y de acción en la búsqueda de una sociedad más justa, se enfrentaban los modelos capitalistas y socialistas en el mundo.
Era natural y numerosa la participación de los jóvenes en la actividad política, social, gremial, estudiantil.
También en Neuquén.
Al llegar Susana ya recibida a la zona no le fue tan fácil conseguir trabajo.
Logró alguna cátedra en la UNCo hasta la asunción en el rectorado de Remus Tetu, a comienzos de 1975, oportunidad en que muchos profesores fueron cesanteados, sin causa ni justificación alguna.
Disfrutaba dando clases, tenía condiciones para explicar los temas aún más difíciles. Todo resultaba atractivo en sus comentarios. Así la recuerdan casi con admiración ex alumnos y colegas.
Es que habría convicción en sus palabras, y compromiso y seguramente responsabilidad intelectual al abordar las tareas docentes.
Le gustaba la música, adoraba el teatro, por eso quizás se enamoró de alguien que de esto sabía mucho. Con este amor dieron vida a dos seres: primero a la nena y luego al varoncito.
Los dos crecieron conociendo a su madre en una foto.
Los militares que se la arrancaron esa tarde los dejaron sin las caricias tibias que despiertan, sin el canto dulce que adormece, sin el pecho que protege.
Crecieron con otros amores, es cierto. Amores de un padre, de la abuela. De algunos tíos.
Pero esa niña de 2 años y el nene de 14 días quedaron sin la palabra mamá, y de esta ausencia no se vuelve sin dolor.
Susana los soñó, por eso los tuvo.
Seguramente, mientras se la llevaban, vendados sus ojos y con una capucha como acostumbraban con todos los detenidos, estas FF. AA de la patria, Susana pensó en que no dejó anotado cómo preparar la mamadera del bebé, o si alcanzarían los pañales, o en fin...
Tampoco volvió.
Su madre salió a buscarla de inmediato, en un tortuoso peregrinar tratando de averiguar adonde se la llevaron.
Ni la policía ni el ejército sabían nada; sin embargo, el cinismo y la crueldad no tuvo límites, ya que una semana después del secuestro allanaron nuevamente el domicilio. "fuerzas conjuntas" destruyeron lo que quedaba y robaron lo que tuviera algún valor.
La madre de Susana aún continúa la búsqueda, y junto a las otras de pañuelos blancos grita todos los jueves: ¡Con vida los llevaron, con vida los queremos!
Madre coraje, esta Beba Mujica.
Cecilia Vecchi y Susana Mujica fueron vistas en "La Escuelita" de Bahía Blanca por algunos sobrevivientes de la zona, alrededor de la segunda quincena de junio de 1976.
Luego se las llevaron quién sabe adónde...
 
Alicia Pifarré
Esa misma noche a Alicia Pifarré la estaban esperando en su casa, en la calle Talero, un grupo de personas con la cara cubierta, cuyo jefe mostró credenciales de la Policía Federal.
No alcanzó a entrar en la casa paterna, se la llevaron empujándola al piso de un auto luego de vendarle los ojos y colocarle una capucha en la cabeza.
Algunos detenidos que volvieron del horror, la vieron esa noche en "La Escuelita" de Neuquén donde fue muy golpeada, luego trasladada en avión con otros a Bahía Blanca.
Alicia había estudiado en el Colegio María Auxiliadora, luego de su primaria en la Escuela Nº 2 de la ciudad de Neuquén. Conformó el primer grupo de egresados con el título de bachiller con orientación pedagógica; pero se destacó de ellos porque fue el mejor promedio de los 5 años, fue también abanderada en todos los cursos.
También se recibió muy jovencita en el Colegio de Bellas Artes, en arte Dramático, adonde concurría simultáneamente con sus estudios secundarios. Trabajó en la Escuela de Títeres y en escuelas primarias de la zona.
Se destacaba en el escenario; en la actuación fundía fantasía y realidad, era una artista. La varita mágica había tocado sus sueños, y su empeño, su tesón y capacidad los habían hecho realidad: fue muy aplaudida.
Alcanzó notoriedad con su grupo "Génesis" de 5 integrantes, que recibieron tres "Martín Fierro" vigencia coral y teatral y que era por entonces el máximo galardón de la televisión argentina.
Se destacaba su voz: dulce pero penetrante.
Todavía se pueden escuchar los temas que recorrieron Méjico y otros países de Latinoamérica:
 
...ven, vamos ahora que esperar no es saber
ha llegado la hora
no hay tiempo que perder....
que es morir por la patria
o vivir sin razón...
o aquel otro:
 
Carta a mi hijo soldado que está peleando
En las lejanas tierras de Vietnam...
¡muere soldado, muere por mí,
no mueras muerto por nada,
muere gritando que no hay que morir...
 
Alicia Pifarré y el Grupo Génesis fueron especialmente invitados por la Universidad Autónoma de México para actuar en el Festival de Teatro y Canto Chicano. Hacia allá concurrieron para recibir el aplauso y el cariño no sólo del pueblo azteca, sino de Venezuela, Panamá, Estados Unidos.
Cuentan que contestaba cuando le preguntaban cómo le había ido: ¡recibimos más de lo que dimos, no sólo el aplauso sino el cariño y la amistad!
Con ella Neuquén ya tenía reservado un lugar de importancia en la cartelera nacional e internacional, pero ese espacio quedo vacío desde aquel 9 de julio
Alicia era muy sensible, le dolía la pobreza que veía todos los días en sus alumnos, en la calle, en los barrios de Neuquén. Y se indignaba; pero no perdía su bondad: siempre pidiendo ropa para los más necesitados.
Estaba convencida que el ser humano tiene derechos por el sólo hecho de ser persona, y eso lo sostenía en la palabra, en el canto, en cualquier escenario.
Era valiente y no se callaba ante nada; así lo afirman quienes la vieron en "La Escuelita" de Neuquén esa noche del horror, enfrentando con la palabra, vendada y maniatada, a las bestias con uniforme.
También en Bahía Blanca, en la otra Escuelita, algunos que salieron vivos del lugar, la reconocieron por sus cantos; tenía fuerzas suficientes para vencer el miedo, tenía convicción y fe, tenía amor por lo que hacía, algo que jamás sus verdugos llegarían siquiera a percibir. Las bestias se alimentan sólo de odio, no conocen ni la piedad.
Después que se la llevaron, las detenidas seguían tarareando la canción que les enseñara Alicia: ...
Dicen que era como un rayo
Y que galopando sobre su corcel
Que al paso del jinete todos le decían
Por nombre Manuel...
Yo no sé si volveré a verle libre y gentil
Sólo sé que sonreía... camino a Till Till...
 
Alicia aún no volvió.
Cuentan que su madre tardó más de once años en volver a acomodar las cosas del cuarto de Alicia; allí quedaron intactas pensando que en cualquier momento regresaría.
Quizás también algún platito con manzanas verdes, que ella adoraba.
Su madre, autora de esa vida tan hermosa, y especial por el caudal de ternura que desborda, escribió en 1985:
Hija querida y "ausente", si tu nombre fuera de materia, sin duda, ya se encontraría debilitado a fuerza de tanto repetirlo.
¡Qué insondable dolor... qué densa nube ensombrece horas y aún años en esta permanente incertidumbre donde vagan tantos recuerdos!
En la prolongación de la cruel y larga noche, como madre, exijo: esclarecimiento total y justicia, lo hago por ti que estás sin voz y junto a todas las Madres de Plaza de Mayo y a quienes nos acompañan con amor fraterno, lo hago por los miles de hijos detenidos-desaparecidos.
En mi largo caminar, de búsqueda incesante, ya no hay lágrimas, pues ellas se han convertido, por obra de la fe, lo sé bien, en fuerza nutriente del alma.
Alicia... porque te llevaron viva...
¡Te seguiré reclamando viva...!
 
Mirta Tronelli
Servicio Social era una carrera muy interesante y atractiva para los jóvenes del Valle que desechaban los profesorados o ingeniería. Les ofrecía materias humanísticas y espacios para reflexionar sobre la realidad, problematizar lo cotidiano y hacerlo en conjunto, como toda construcción social.
Así le pareció a Mirta Tronelli.
Cursaba en horario nocturno la mayoría de las materias en el edificio de la calle Salta esquina Belgrano, si bien las oficinas ya habían sido inauguradas en Buenos Aires al 1400.
Cuando se enteró que había sido detenida Cecilia Vecchi, su amiga y compañera de estudios, llamó a su padre para que la ayudara en la búsqueda al otro día.
Pero el 11 de junio fueron por ella: en horas de la mañana irrumpieron en las oficinas de Bienestar Social de la Provincia, en la actual Galería española de la ciudad de Neuquén, hombres de civil pero bien armados y se la llevaron en un auto Peugeot 404 celeste, posiblemente rumbo al Comando de la VI Brigada.
Mirta Felisa era su nombre completo, el segundo como su abuela paterna italiana. Había nacido en Centenario, pero vivió sus primeros años en Vista Alegre en donde cursó su escuela primaria; luego se radicaron en Barda del Medio. Allí transcurrió su adolescencia.
Eran inolvidables los 21 de setiembre: todos los estudiantes se encontraban a festejar en "El Palermito", cerca del dique.
Mirta era muy estudiosa, según sus maestras; simultáneamente con el secundario estudiaba piano, recibiéndose de profesora.
Barda del Medio era un casi pueblo: un montón de casitas en medio de una zona agrícola, a 32 km de la ciudad de Neuquén.
Mirta, su hermana y las amigas tenían que viajar todos los días en colectivo primero a Cipolletti y luego a Cinco Saltos al Instituto Ceferino Namuncurá, de donde egresaron con el título de bachiller con orientación pedagógica.
La jornada empezaba antes de la 7 de la mañana, pero ellas estaban vacunadas contra la amargura; por eso los recuerdos son grandes momentos de alegría, como el viaje de egresados a Córdoba, a Los Cocos, o los fines de semana en su casa llena de amigas que venían a quedarse los 2 días a aprender a jugar al tenis.
A Mirta la describen como una petisa hermosa, delgada, frágil, de cabello rubio ondulado, ojos muy verdes. Quizás de rasgos sirio libaneses como su madre, quien les hacía ropas de moda, como si disfrutara con sus dos muñecas.
Eran gente de trabajo; la hostería del lugar les había costado años de muchos sacrificios. Pero eso no importaba, ahí estaba la recompensa. Mirta era una hija excelente, que sólo les trajo buenas calificaciones y títulos como si hiciera falta devolver el esfuerzo a los padres.
En la Universidad Nacional del Sur, en Bahía Blanca, donde había empezado bioquímica, no le fue nada bien: su úlcera comenzó a provocar hemorragias. Debió internarse varias veces y recibir transfusiones hasta que se operó y mejoró bastante.
Así empezó Mirta Tronelli a estudiar en Neuquén Servicio Social. Primero trabajó en una farmacia en Campo Grande y viajaba todos los días, hasta que decidió quedarse en la ciudad capital y pudo empezar en dependencias de Bienestar Social de la Provincia.
Ser joven y no soñar con un mundo mejor, más justo, es casi no ser normal. Estaba incorporada la rebeldía en esta década de cambios:
¡él que no salta es un gorilón!
¡Perón Evita, la Patria Socialista!
No se trataba de hechos marginales, por el contrario, los jóvenes combatían por sus ideales con pasión y dando la vida...
Mirta era de las que enfrentaban con la palabra, de las coherentes, de las que no dejaban de andar aún con el miedo a cuestas. Quizás por eso no se fue, no escapó, creyendo que los uniformados armados que se la llevaron, razonaban....
Es pedirle mucho a la bestia.
Su familia aún la busca, aún espera la respuesta que toda la democracia adulta debería darle: ¡Juicio y Castigo a los Culpables!
¡Los desaparecidos: qué digan dónde están!
 
Arlene Seguel
Junio en Cutral Co. La tormenta del horror no quedó en la ciudad de Neuquén, se desplazó ese mismo mes de junio hacia Cutral Co. Los represores consideraron necesario repetir los operativos, capturando jóvenes en la pequeña localidad distante casi 100 km de la capital.
En un solo día varias docenas de personas fueron llevadas a la comisaría, maltratadas, golpeadas, obligadas a permanecer horas contra la pared o tiradas en el piso, sangrando o retorciéndose de dolor. Muchos casi adolescentes, estudiantes secundarios.
El entonces comisario Héctor Mendoza, fue "un buen anfitrión" de sus visitantes encapuchados, ya que colaboró con todo su personal en las tareas de secuestro, de interrogatorio, les ofreció las instalaciones de la comisaría, "siéntanse como en su casa" les habrá dicho.
Todos vieron el horror y escucharon los gritos desesperados de los torturados, pero ninguno recordó nada en los juicios que comenzaron con el inicio de la democracia.
Esta memoria, esta memoria...
El 12 de junio se presentaron hombres de civil con credenciales de la Policía Federal en la casa de los padres de Arlene Seguel.
Se la llevaron pese a los ruegos de su padre que lo dejaran ir con ellos a la comisaría adonde dijeron que irían.
Rumbo desconocido, ya que la policía de la localidad manifestó desconocer el hecho.
Arlene Seguel tenía 21 años, era estudiante de Servicio Social en la UNCo. Vivía en la ciudad de Neuquén, a veces en la residencia universitaria. No quería que sus padres gastaran la plata que n o tenían en mantenerla. Siempre decía que con " un vaquerito y un pullóver" se arreglaba.
Morocha, alta, delgada, pelo negro, muy vivaz, así la recuerdan algunos familiares.
Fue muy buena estudiante en primaria y secundaria, la notaban "distinta" a sus hermanas. Siempre preocupada por lo que pasaba a su alrededor: la indiferencia no era su característica. Tampoco se la escuchó quejarse por sus problemas de salud, siendo niña había perdido un riñón. Algunos opinan que fue por un golpe muy fuerte en la zona lumbar al caerse un día de "esos vientos" de Cutral Co. Fue operada en el hospital de Plaza Huincul, que en ese entonces se podía considerar de alta complejidad.
El señor Seguel, su padre, trabajaba en YPF, de donde se jubiló como correspondía en esos tiempos donde un trabajador tenía asegurado su presente y su futuro. La certidumbre de saber que uno trabaja para "asegurarse una vejez tranquila" era lo cotidiano.
Arlene tenía cuatro hermanas menores; los fines de semana viajaba a su casa, pero a veces se quedaba con sus tíos en Neuquén, o con sus amigos. En la facultad había conocido jóvenes que pensaban como ella acerca de la vida, de los derechos, de la dignidad.
Conocía los barrios humildes de Neuquén, a los que visitaba por sus prácticas de Servicio Social, pero también porque lo deseaba, porque le hacía bien estar allí, al lado del compromiso.
Se la escuchaba comentar: "vi chicos durmiendo sobre un cuerito, se orinaban y al otro día como no alcanzaba a secarse volvían a acostarse sobre el mismo..." Le dolía la pobreza y sobre todo la desigualdad.
Dicen que los uniformados y encapuchados que la secuestraron, la trasladaron junto a muchos otros jóvenes a la Unidad 9 de Neuquén Capital y luego a "La Escuelita" de Bahía Blanca.
Sus padres la buscaron desde el primer minuto: cielo y tierra recorrieron, y también el infierno. Nadie sabía nada: ni la policía, ni las FF.AA.
Pero la crueldad no acabó allí: dos días después fueron secuestradas 2 de sus hermanas de l8 y l7 años de edad, trasladadas primero a la cárcel de Neuquén y luego al Centro Clandestino de detención La Escuelita, liberadas ambas después de padecer el horror, cerca de Bahía Blanca.
Estuvieron presentes para denunciar ante la Comisión Interamericana de derechos Humanos (CIDH) de la OEA que visitó nuestro país en setiembre de 1979.
Nunca dejaron de buscarla y de exigir Verdad y justicia. En ese camino sus padres ya fallecieron y una de sus hermanas también.
Quizás por eso Arlene Seguel exige del pueblo de Neuquén que continúe la tarea inconclusa. Se resiste al olvido, reaparece en junio sobrevolando la tierra del petróleo y desafía a la justicia para que reconstruya lo ocurrido en la Dictadura Militar.
¡Ni olvido, ni perdón! Cárcel a los genocidas.
 
Graciela Romero (y su bebé)
 
Pero 1976 en Neuquén no acabó en junio. Antes de fin de año esta metodología represiva haría "desaparecer" otra vida.
La práctica de la tortura y el sadismo comprobado dejaría una huella estremecedora en nuestra memoria.
 
La explicación suena una y otra vez: no fue obra de un puñado de enfermos mentales o monstruos, por el contrario, se trató de una acción organizada y ejecutada desde el poder político, desde el Estado, sistemáticamente.
El Ejército Argentino había cambiado el casco por la capucha.
El 16 de diciembre de 1976 un "Grupo de Tareas" irrumpió con violencia en una casa en Cutral Co, secuestrando a Graciela Romero y a su esposo Raúl Metz.
Ambos tenían 24 años de edad.
Dejaron a su pequeña hija, de 2 años, con algunos vecinos; sin explicaciones, sin razón alguna que les permita robar el abrazo con tanta violencia y cinismo delante de esos ojitos atónitos, que aún hoy no pueden borrar la imagen del pasado que se vuelve a cada rato presente.
Adrianita vio cuando se los llevaron, cuando los arrancaron de su vida y la dejaron sola.
Luego vendrían los abuelos paternos a amarla y a empezar el duro camino de la búsqueda.
Graciela Romero era gordita, algo petisa, siempre con una sonrisa preparada para contestar. Simpática, amable, muy buena amiga, así la recuerdan cuando estudiaba economía en la Universidad Nacional del Sur en Bahía Blanca.
No pudo terminar allí sus estudios: la búsqueda de algo de paz y seguridad los llevó a Cutral Co, en momentos de mucha convulsión en el país.
Graciela tenía derecho a esa porción de felicidad que dicen existe para cada uno: la habían criado unas tías ya que desde muy pequeña había quedado huérfana. Había recibido de ese otro cariño que se parece pero que no es el verdadero. Por eso quizás deseaba tanto construir una familia, su familia. Amaba a su hijita y se reiría contándole las pequitas que llenaban su cara; en eso se parecía al papá, muy pelirroja.
Cuando se la llevaron ese diciembre de horror, Graciela estaba embarazada, de aproximadamente cinco meses.
Cuentan que la golpearon y torturaron sin piedad pese al evidente embarazo; también a su esposo, y que fueron llevados primero al Centro Clandestino "La Escuelita" de Neuquén y a partir de enero de 1977 al Centro ubicado en el Comando del Quinto Cuerpo de Ejército en Bahía Blanca.
De este último lugar aparecieron relatos de sobrevivientes que la vieron con vida hasta el parto, producido a mediados de abril.
Sus captores la mantuvieron con vida, porque su sadismo no tenía límites: necesitaban robarle esa otra vida que llevaba con ella.
Graciela fue obligada a hacer ejercicios físicos que consistían en caminar alrededor de una mesa, siempre con los ojos vendados.
Alicia Partnoy, sobreviviente de este campo de tortura, describe en su libro algunos de los momentos de esta pesadilla:
 ...ya llevo ocho vueltas; estoy algo mareada...
ahora para el otro lado: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis... uno, dos, tres, cuatro...
Deben tener algo de compasión por mí, ya no me pegan, no me manosean, hace días que no me gritan. ¡Con esta panza! Aunque en el viaje de Cutral Có a Neuquén no les importó, sabían que estaba embarazada.
...uno, dos, tres, cuatro...
Entonces con cada shock el miedo terrible de abortar... y el dolor, por mí y por el bebé; creo que me dolía más saber que le dolía a él... que lo estaban queriendo matar...
Ya llevo como doce vueltas, y esta cuestión del "ejercicio" ¿será una farsa más o realmente me dejarán vivir hasta que el chico nazca? ¿y después...?
Mejor no pienso por un rato...
Vuelta número trece. Treinta dijo el doctor. Ese no debe ser ni doctor.
Adrianita ...juro no pensar en ella... al menos hasta la vuelta número veinte.
Después voy a ir al baño. Desde hace un mes me llevan al baño de ellos... Ya no podía mantenerme en equilibrio en la letrina, estaba tan débil. Cuando vuelva del baño me voy a comer un pedazo de pan que guardé del almuerzo... tal vez me entretenga así un buen rato y no piense en Adrianita; ayer pensé en ella todo el día ... lloré todo e l día ¿dónde estará mi nenita?
Vuelta número veinte... Están pidiendo agua. A veces quisiera desaparecer, irme con el viento que entra por la ventana ... desaparecer de verdad... Esto pesa tanto... Si al menos estuviera Raúl aquí... ¿Adónde lo habrán llevado?
Uno, dos, tres, cuatro... El bebé da vueltas alrededor de la mesa conmigo, dentro mío... Cuatro vueltas más.... Ya estoy cansada de caminar... conozco de memoria los bordes de esta mesa, podría reconocerla entre todas las mesas del mundo, aunque no la pueda ver.
Casi treinta vueltas... El nene se mueve ... corazón ¿protegerte yo, hijo mío? ¡Yo, tan desprotegida ...! ¡Fuerza, hijo, valor ...! El futuro va a ser tuyo ... Tu futuro, hijo; por él renunciamos hasta al sol sobre nuestros párpados...Vuelta número treinta de un presente de muerte....
No los perdones, hijo. Tampoco perdones a esta mesa.
 
A mediados de marzo Graciela fue sacada del edificio principal y alojada en una casilla rodante en el patio del mismo centro clandestino.
Según se supo el parto se produjo el 13 de abril y el bebé fue retirado por un oficial.
Desde entonces se desconoce el destino de Graciela y de su hijo nacido en cautiverio.
Afuera es noche y abril
Pelean dos sombras bravas:
Vida con fuerza de parto
Muerte con grito de balas.
Dos sombras descomunales
Se enfrentan en tus entrañas.
Vida es el niño pujando,
Muerte el miedo que se ensaña.
¿Crees que puedan las dos sombras
ganar, ambas, la batalla?
¡Pueden! Responden los ecos
de los fusiles que aguardan
para destrozar el vientre
después que la vida salga.
Afuera es noche y abril.
Pelean dos sombras bravas.

Video Institucional

 


 

Sábado 21 de Octubre del 2017
«  Octubre 2014  »
DLMMJVS
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031

Seguinos en ...!!

FacebookTwitterRSS Feed

La UNCo en imágenes

Nuestro Facebook